Volver a empezar

Me dices Volver a empezar, y te digo No, otra vez no…

Te ríes en mi cara y te diriges hacia el salón, con tu paso tranquilo pero ruidoso.

Es septiembre, vuelta a la rutina. -Ríes de nuevo.

No quiero tener que salir a la calle cada día y saludar a todas ésas madres dos veces al día…-gimoteo sumida en una incipiente pataleta- ¡Tienen sus propios grupitos! ¡Me ignoran cuando llego pero analizan todo de mi! ¡Me miran de reojo!

Sé que no puedes entenderme. Nunca te has visto en una situación similar porque eres como un imán: cuando llegas todo se ordena a tu alrededor.

Nadie guarda la distancia de seguridad, los coches pasan sin cuidado alguno, cuando salen los niños todo se vuelve un caos, -Enumero ya mirándote desde la puerta del salón- ¡Y encima tendré que vestirme todos los días!

Mientras te ríes de nuevo, me miro. Sigo en braguitas junto a la puerta. Es una costumbre muy mía: julio y agosto son para ir sin ropa por casa… Pero ya es septiembre.

Mi teoría no se puede defender por ninguna parte. El tiempo refresca, hay que salir a la calle con más frecuencia, hay que volver a la vida social.

Ahora toca cuadrar horarios, comprobar la ropa que aún sirve, comprar la nueva. Adaptarse de nuevo a un ritmo de vida que nos arrastrará paso a paso a un nuevo junio, a una nueva esperanza de libertad.

Un comentario sobre “Volver a empezar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.