El Ratoncito Pérez ha llegado.

Hace un año escribía ésta entrada que no había llegado a publicar. ¡Un año! Ahora ya se le ha caído su quinto diente, y os aseguro que tiene la misma ilusión que el primer día, cuando perdió aquel primer diente de leche.

Mi dulce niña ha perdido su primer diente de leche. Después de unas semanas, incluso meses, sufriendo el tímido movimiento de un diente. Para que os hagáis una idea concreta, tres meses ha estado continuamente preguntando si hoy sería el día.

Tras manzanas y manzanas mordidas por si acaso

Tras buscar fotos de cuándo nos salieron los primeros dientes.

Después de haber sufrido como a las amigas se les caían y a nosotras no…

¡El Ratoncito Pérez ha pasado por casa! Y ha sido más sencillo de lo que jamás soñamos. Una noche, mientras se cepillaba los dientes antes de dormir, saltó. Lo limpiamos, le envolvimos en papel y lo pusimos bajo su almohada. Núnca ha dormido tan rápido.

No lo tuvo que sacar el dentista, no habia ni rastro del diente de abajo, no se cayó por el lavabo, ni lo perdió en el colegio.

¡Ésta niña ha tenido mucha suerte!

El ratoncito le dejó una carta que podéis encontrar en éste imprimible de Oyoollo. También un libro de Frozen II que le encantó.

Y se de buena tinta dónde está ahora el diente. El Ratoncito Pérez tiene preparada ésta caja para devolvérselos cuando sea un poco más mayor.

NOVIEMBRE DE 2019
La carta que le deja el ratoncito, y la caja en la que le guarda los dientes.

Ha pasado un año y los dientes han ido cayendo de formas muy diferentes. Ése primero fue al cepillarse los dientes. El que estaba a su lado, mientras cenaba unos meses después. El siguiente, también de abajo, se quedó clavado de un mordisco a la manzana de la merienda, al terminar el verano. El primer incisivo de arriba lo encontramos en un trozo de bizcocho del desayuno, hace un mes. Y el último… se me quedó anoche a mi en la mano cuando fui a ver qué pasaba, porque se había torcido al comer el postre y le molestaba…

La ilusión de la llegada del ratoncito Pérez hace que a penas duerma, pero su miedo a tener un ratón por la cama es más fuerte que las ganas de que llegue, así que hemos preparado sobre la mesilla casi un altar para la ocasión.

¿Cómo se lo toman vuestros hijos? ¿Les hace la misma ilusión? ¿Tienen algún ritual mágico para ésas noches?

3 comentarios sobre “El Ratoncito Pérez ha llegado.

  1. A mi hijo ya se le han caído varios dientes, pero siente la misma ilusión con todos. Mi hijo también le ha dejado y el ratón le ha contestado. Los regalos han sido variados: dinerito, coches, algún cuento,… Estamos esperando a que se levanten las restricciones para poder ir a ver la casita del Ratoncito Pérez en Madrid.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.